Testimonios sobre la Virgen de La Arenita

Padre Pedro López (83 años) (Febrero 2008)

La entrevista fue hecha vía telefónica directamente con el Padre Pedro López, quien se encontraba en esos momentos en la Villa de La Candelaria, Tenerife, Islas Canarias, España, y sus palabras textuales son las siguientes:

“ Me gustó mucho la Virgen de La Arenita.  Yo mismo la vi. Yo estuve como Sacerdote durante 24 años en la población de San José de Barlovento y sus adyacencias y caseríos, entre ellos La Arenita.

Cuando yo la vi ya estaba formada.  La Virgen quiere hacer eso, aparecerse así.  Su hijo Jesús le ha dado ese poder para hacer milagros.  Yo me sentía muy a gusto en La Arenita.  Sus feligreses hacían la Fiesta de La Virgen.  ¡ Qué devoción tenía la gente !  Iban muy callados en las muchas procesiones que hice en La Arenita.  Es una aparición que vale la pena !  Es mi testimonio de tantos años de estar en Venezuela.  No se ha perdido esa devoción y hoy en día creo en esa aparición de La Virgen.  Los Testimonio lo avalan.  Si ella quiso hacerlo de esa manera, así fue.  Cuando yo daba la Misa y bajaba del Altar Principal, caminaba hasta donde ella estaba, me quedaba viéndola largo rato, viendo su cara, los ojos, su boca, el rostro, a veces pálido y a veces rojo; su Manto Azul y su Corona; y es evidente que es de un material hecho por Dios.  Yo la admiraba y también admiraba el entusiasmo y el silencio y la fe de las personas de La Arenita.  En mis bodas de oro en el año 2000, llevaron a la Virgen de La Arenita a la Iglesia de San José de Barlovento.  Ella estuvo en la Misa.  Yo quiero mucho a la Virgen de La Arenita y a su gente.  Desearía verlos otra vez.  Dios sabe lo que hace y conviene.”


Himno a la Virgen Aparecida de La Arenita (Aprobado por el Párroco Fray Pedro López)

Viva la Virgen Aparecida

que en este pueblo tiene su altar;

Patrona hermosa de La Arenita

a quien queremos venerar.

Todos los hijos de La Arenita

nos reunimos para ofrendar;

sus corazones llenos de gozo

a nuestra Madre Celestial.

Para los niños de este pueblo

a ti pedimos con humildad;

que no les falte nunca su gracia

ni los favores de tu bondad.

Un bello día tan jubiloso

te apareciste, Reina de Amor;

vela por todos los que te veneran

danos, oh Madre tu bendición.

 

Nestor Reyes (nieto de Crucito Bustamante) (Diciembre 2007)

Mi abuelo, Crucito, fue el que consiguió la Virgen y la donó a la comunidad de La Arenita, porque ella es la Patrona del Caserio. Cuando tenia el cacao, no salia el sol y el cacao no se maduraba, la virgen lo ayudaba con la cosecha.  El sentía, cuando se puso ciego a los setenta y ocho años, que la Virgen estaba a su lado. La Virgen de La Arenita ha tenido poca publicidad, pero aun asi, han venido a visitar la Virgen desde Estados Unidos. El padre Pedro incluso, que quiso llevar a la Virgen  al Vaticano en Roma, pero la comunidad se opuso, porque no queria desprenderse de ella.

Romulo Alcides Iriza: (nieto de Mercedes Guanire) (Diciembre 2007)

La señora Mercedes Guanire, que era mi abuela y tenia como diez años para esa época, me contó del niño, Crucito Bustamante, que encontró la Virgen en la hacienda de Simeón Iriza, cuando su abuela estaba cortando el monte en el patio de su casa, y saltó un hueso, que Crucito vio como una imagen y que lo empezó a llamar el “uñeco” (muñeco), porque era pequeño y no sabia hablar muy bien. El hueso se lo botaron tres veces, y a la tercera, cuenta la señora Mercedes Guanire, que estaba cargando agua en una tapara, y chupando caña de azúcar, y con el bagazo de la caña, limpiaron el hueso.  Luego que se formó la imagen, y decidieron guardarle el hueso a Crucito, ya que él decía que era su muñeco. Mi abuela recogió una mota de algodón y le hicieron una almohadilla para poner el “muñeco” y lo pusieron detrás de la imagen de San Antonio en su casa.  Al pasar el tiempo se preguntaron donde era que estaría el muñeco de Crucito y, cuando lo consiguieron, vieron que estaba formada la cara de la Virgen, y el resto del hueso seguía igual. Yo recuerdo que, cuando tenia doce años, iba a la casa de mi compadre y no tenia ni los brazos ni la corona que tiene actualmente. El manto tenía un color moradito, o azulito, porque ella misma “se pinta y cambia de color”.  Cuando se acerca el mes de mayo sus colores se avivan. Si hay problemas en el país ella se pone pálida, y cuando la situación está bien, se pone de un color rosadito en sus mejillas y la boca rojita.  La virgen es la patrona de la Arenita.

A Crucito le gustaba jugar pelota de mano, hecha de tela, que era un juego de esa epoca que jugaban en el lugar, que era un poco peligroso y en esa área no se permitia que pasaran los niños.  En ese patio llovía, salían culebras, avispas, y ningún muchacho podía pasar porque quedaba muerto ahí mismo.  Crucito, cuando pasaba por ahí, se metia su mano en el bolsillo, buscando la Virgen, encontraba un rosario que era de oro y después que pasaba por el lugar, se le desaparecía ese rosario.

Carmen Mijares (de 95 años de edad, habitante del Caserío para esa época) (Enero 2008)

Crucito llevaba consigo su Virgen a todas partes que fuera, como protección, y para solucionar sus problemas; apretaba su Virgen y le pedia que lo ayudara.  Sobre este punto, recuerdo que una vez, Crucito, que en esa época tenia como cuarenta y siete años, la visitó y le mostró la virgen, ya formada con su cara, su manto y su corona. Esa era la forma que él tenía para dar a conocer aquella manifestación divina.

Douglas Sánchez (Diciembre 2007)

El Consejo Comunal de La Arenita tiene una directiva que se ha encargado de ayudar en la capilla y estaría bien que una Fundación o la entidad que se cree, como una actividad aparte a la que ya hace este Consejo, se pueda ocupar directamente de la promoción de la Virgen de La Arenita.  Para ello se hace una Asamblea para informar sobre este proyecto y apoyar la creación de la Fundación.

Muchas personas se benefician con el nombre de la Virgen, y más bien debiera hacerse por la Fundación para ayudar a toda la comunidad.  Nosotros no somos conscientes de la importancia de la Virgen y poco colaboramos con la capilla.  Todos se acuerdan de la Virgen Aparecida pero a la hora de colaborar, no hacen nada.

En una oportunidad sacaron la Virgen de La Arenita y se la llevaron a San José de Barlovento, y el cura se regresó sorprendido porque la Virgen no la conseguian por ninguna parte, y luego de un tiempo, aparecio otra vez en la casa de Crucito. Anteriormente, todos los milagros se le pagaban a la Virgen con un Velorio de Cruz, y ahora se le canta y le rinden un homenaje, todos los ultimos domingos de Mayo.

Soledad Yriza (Diciembre 2007)

El compromiso que tengo con ella es difundir este milagro que ha nacido en este lugar, La Arenita, para que la gente sepa que es tan milagrosa, para la gente que se pueda beneficiar de ella.  Para empezar, quisiera hacer una pagina Web que se puede ver mundialmente y quiero ponerla en inglés y en español para que gente de otros países pueda verla.

Aquí están los señores que la conocieron, y de mi parte voy a sacar fotos de ella, mandar hacer estampitas para la gente a nivel nacional e internacional, para trasmitir este milagro en todo el mundo.  La posibilidad de hacer con ustedes de hacer una Fundación para recaudar fondos para arreglar la carretera, para ayudar a los pacientes con medicamentos, una Misa los Domingos, para comprar el terreno donde ella apareció.  Con la Fundación se abre una cuenta donde puedan depositar los interesados en ayudarnos a construir una iglesia mas grande y mejorar las condiciones de los habitantes de La Arenita.

Teresa Moreno, viuda de Morales (81 años)

La primera vez que vi a la Virgen Aparecida de Arenitas fue en año 1943, cuando yo tenía apenas 16 años.  La Virgen estaba todavía en formación y recuerdo que sólo tenía una parte del Manto Azul, que luego iba a cambiar y estar como ahora se le ve, completamente formada en toda su expresión.

Juan Forero (Mayo 2009)

Desde que escuché hablar de la Virgen de Arenitas inmediatamente sentí el deseo de ir a conocerle.  Desde muy pequeño he sentido un poco de curiosidad y otro de reverencia por las diferentes manifestaciones de la Virgen en nuestro país. 

 

Al llegar al caserío me encontré preguntándome a mí mismo: ¿y cómo es que vino a parar esta manifestación de la Virgen por aquí? siendo que encontré al pueblo bastante alejado…  Mi primeras impresiones fueron de curiosidad y de mucho respeto por el trato que las personas le daban a la imagen y a través de ella a la Virgen.   Encontré una devoción muy sincera y desde ese momento estoy convencido que “algo más hay en Arenitas y en Nuestra señora aparecida”…

                 

De allí me surgió la pregunta: ¿hay algún mensaje que haya transmitido la Virgen desde allí?  … La respuesta que recibí fue el rezar mucho, porque vienen momentos difíciles.  Pero ¿que más hay?  ¿A quiénes quiere la Virgen reunir allí, en torno suyo?  ¿Quienes necesitan escuchar su llamado y aceptar su presencia?

 

Yo tuve momentos en los que sentí mucha paz, así como una reprimenda que me exigía tenerle más confianza.  Por otra parte sé que voy a volver, esta vez con más personas para que conozcan de ella y reciban lo que ella vino a darnos desde ese lugar.